Skip to main content
King County logo

Vacunas de refuerzo

Todas las personas mayores de 12 años deben recibir una dosis de refuerzo:

  • 5 meses después de la segunda dosis de Pfizer (nota: el rango de edad de elegibilidad para el refuerzo es de 12 a 17 años)
  • 5 meses después de la segunda dosis de Moderna
  • 2 meses después de una dosis de J&J

Se recomiendan las vacunas Pfizer o Moderna sobre J&J para las vacunas iniciales y de refuerzo.

Vacunas para personas inmunodeprimidas

El CDC recomienda una tercera dosis de la vacuna para cualquier persona de 5 años o más que tiene un sistema inmunológico moderado o gravemente debilitado (inmunodeprimido).

Las personas inmunodeprimidas deben recibir la tercera dosis de la vacuna 28 días después de la segunda inyección. La tercera inyección es parte de su serie inicial de vacunas, no un refuerzo.

Todas las personas de 12 años o más que estén inmunodeprimidas también deben recibir una dosis de refuerzo:

  • 5 meses después de la tercera dosis de Pfizer (nota: el rango de edad de elegibilidad para el refuerzo es de 12 a 17 años)
  • 5 meses después de la tercera dosis de Moderna
  • 2 meses después de una dosis de J&J

Regístrese para la lista de espera de citas de refuerzo de Salud Pública en yourcovidvaccine.kingcounty.gov, o visite la página Cómo vacunarse en el condado de King para obtener más ubicaciones de vacunas.

Todas las personas de 5 años o mayores actualmente son elegibles para la vacuna contra el COVID-19. En este momento, las vacunas contra el COVID-19 no están autorizadas para niños menores de 5 años. Se están realizando ensayos clínicos en niños pequeños.

Conozca más sobre los requisitos y cómo vacunarse en el Condado de King.

La vacuna contra el COVID-19 no tiene ningún costo, independientemente del estado migratorio o seguro médico. Medicare, Medicaid y la mayoría de los seguros privados cubrirán la vacuna, y se cubrirá el costo de la vacuna para las personas que no tengan seguro.

Los proveedores de vacunas contra el COVID-19 no pueden:

  • Cobrarle por la vacuna
  • Cobrarle directamente cualquier tarifa administrativa, copago o coaseguro.
  • Negar la vacuna a cualquier persona que no tenga cobertura de seguro médico, que su cobertura de seguro médico sea insuficiente o que esté fuera de la red.
  • Cobrar una visita al consultorio u otra tarifa al destinatario si el único servicio proporcionado es una vacuna contra el COVID-19.
  • Requerir servicios adicionales para que una persona reciba una vacuna contra el COVID-19; sin embargo, se pueden proporcionar servicios de atención médica adicionales al mismo tiempo y facturarlos según corresponda.

Los proveedores de vacunas contra el COVID-19 pueden:

  • Solicitar el reembolso correspondiente del plan o programa del beneficiario (por ejemplo: seguro médico privado, Medicare, Medicaid) por una tarifa de administración de la vacuna. Sin embargo, los proveedores no pueden cobrarle al receptor de la vacuna el saldo de la factura.
  • Solicitar el reembolso de los beneficiarios de vacunas sin seguro del Programa para personas sin seguro COVID-19 de la Administración de Recursos y Servicios de Salud.

El Departamento de Salud Pública – Seattle y el Condado de King y otros están ofreciendo clínicas de vacunación gratuitas. La distribución equitativa es una prioridad para estas clínicas. Puede encontrar más información en nuestra página Cómo vacunarse en el Condado de King.

Las vacunas contra COVID-19 deben enfrentar ensayos clínicos rigurosos en los cuales varios miles de participantes reciben la vacuna. La Administración Federal de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) evalúa los datos científicos provenientes de estos estudios para determinar la seguridad y efectividad de cada vacuna. La FDA se basa en el análisis y recomendaciones de un grupo de asesores de científicos y expertos independientes, el Comité Consultivo de Vacunas y Productos Biológicos Relacionados (VRBPAC, por sus siglas en inglés).  Las reuniones del VRBPAC están abiertas al público.

Si una vacuna cumple con los estándares de seguridad y efectividad de la FDA, esta agencia puede permitir la disponibilidad de las vacunas en los Estados Unidos a través de la licencia tradicional o con una autorización de uso de emergencia.

Una vez que la FDA emite su determinación, un segundo órgano consultor independiente de expertos en inmunización, el Comité Asesor de Prácticas de Vacunación de los EE.UU. (ACIP, por sus siglas en inglés), revisará los datos sobre seguridad y efectividad. Ellos emitirán una recomendación al CDC con directrices para los trabajadores del sector salud y el público sobre el uso de la vacuna.


Monitoreo de la seguridad de la vacuna

Después de que se autoriza el uso de una vacuna, varios sistemas de monitoreo de seguridad entran en acción para vigilar la posible presentación de algún efecto secundario. Si se llega a detectar un efecto secundario grave inesperado, los expertos trabajan tan rápido como sea posible para determinar si es un verdadero problema de seguridad. Esto sirve como una evaluación continua de la seguridad, inclusive después de haberse completado los ensayos clínicos. Para la vacuna contra COVID-19, el CDC y la FDA han ampliado los sistemas de monitoreo de seguridad para evaluar con mucha cautela la seguridad en tiempo real y asegurarse así que las vacunas contra COVID-19 sean lo más seguras posible.


Solo profesionales de salud con licencia y entrenamiento pueden vacunar

Solo personas con licencia y entrenamiento para administrar vacunas podrán hacerlo. Una vez que la vacuna esté disponible ampliamente para el público en general, varios tipos de profesionales del sector salud administrarán la vacuna para que esté disponible para todos los que estén interesados en recibirla. Estos profesionales podrán administrar la vacuna tanto en clínicas y hospitales como en centros móviles o temporales de vacunación en la comunidad.

  • Contar con una vacuna efectiva y segura contra COVID-19 es un gran avance. Sin embargo, la vacuna por sí sola no detendrá la pandemia de inmediato.

  • No todo el mundo está vacunado y se están propagando variantes más contagiosas. Las medidas de protección, incluido el uso de mascarillas según se requiere en escuelas, hospitales, transporte público y otros entornos, mejor ventilación interior y pruebas según sea necesario, continúan siendo cruciales para prevenir hospitalizaciones y muertes por COVID-19.

  • La buena noticia es que una vez que esté completamente vacunado, puede comenzar a hacer muchas cosas nuevamente que se detuvieron debido a la pandemia. Obtenga más información en la página Cómo vacunarse en el Condado de King.

¿Como se están creando
las vacunas contra el COVID?



Video from the Washington State Dept. of Health

¿Cómo funcionarían las vacunas
contra el COVID-19 en el cuerpo?



Video from the Washington State Dept. of Health


De acuerdo con la ley federal de derechos civiles, Salud Pública – Seattle y el condado de King no discrimina en ningún programa o actividad en base a la clase protegida de un individuo, incluyendo pero no limitado a raza, color, origen nacional, religión, identidad de género (incluyendo expresión de género), orientación sexual, discapacidad, edad y estado civil. Si tiene una queja y desea presentar un reclamo, o tiene una pregunta sobre una posible discriminación, por favor comuníquese con King County Civil Rights Program (el Programa de Derechos Civiles del condado de King) en civil-rights.OCR@kingcounty.gov; 206-263-2446 (por favor indique su idioma para interpretación); Línea de Retransmisión Vocal TTY 7-1-1; o por correo (401 5th Ave, Suite 800, Seattle, WA 98104).


Enlazar/compartir nuestro sitio web: kingcounty.gov/covid/vacunas